RSS

Las andanzas de Selina


Autora: Inma Pérez Ortolá
Disponible: Amazon http://www.amazon.es/gp/product/B00J2E5X4I/ref=s9_simh_gw_p351_d0_i3?pf_rd_m=A1AT7YVPFBWXBL&pf_rd_s=center-4&pf_rd_r=0Z91ZG3ZGZBW5K54JWFG&pf_rd_t=101&pf_rd_p=455357367&pf_rd_i=602357031
Precio: 2,99 €

Sinopsis:
Todo comenzó el día en el que Eureka, la cigüeña correo, visitó de nuevo Kímery. En aquella ocasión el bebé que portaba estaba destinado a los monarcas. Los habitantes del país, sin excepción de raza o tamaño, estuvieron encantados con la llegada de la princesita a la que bautizaron con el nombre de Selina. Sin embargo, a medida que iba creciendo, aquella niñita de rostro angelical se convirtió en la travesura personificada. Nadie entendía de dónde había sacado tan extravagante carácter y, con suma paciencia, soportaban todas sus andanzas. Ya convertida en una linda jovencita fue variando sus costumbres y dejó de importunar a los habitantes del país. La paz volvió a reinar de nuevo y todos eran felices hasta que un día apareció Luzmila; una extraña joven de un modo muy misterioso. La única que advirtió su presencia fue Selina y pronto congenió con ella. Pero sus ansias de poseer todo aquello de lo que carecía la condujo a poner en juego su propia vida y hacer tambalearse los sólidos pilares del país de las maravillas hasta el punto de su inminente desaparición.



   Esta reseña está dedicada a una de las obras de Inma Pérez Ortolá, amiga escritora y la encargada de corregir mis novelas (como amigas que somos hemos decidido reseñar cada una las obras de la otra, pero con imparcialidad, por supuesto… o toda la que podamos XDD).
   Las andanzas de Selina es un precioso cuento, cuya autora además de querer entretener al pequeño lector pretende, casi sin que él se de cuenta, trasmitirle un mensaje o moraleja, si así preferís llamarlo.

   Personalmente, y no solo porque seamos amigas XDD, me gusta mucho este tipo de lectura. Entretener (tanto a niños como a mayores) está muy bien, lleva mucho trabajo y tiene un gran mérito, pero creo que es importante y muy beneficioso el hacer hincapié en los valores positivos cuando se trata de literatura infantil.
   Ya sé, y es como debe ser, que el mayor papel en la educación de una mente joven, en desarrollo, recae en sus padres (es su privilegio pero sobretodo, su deber) pero nunca está de más que el entorno, desde los amigos, el colegio y los escritores (entre otros) aportemos nuestro granito de arena para que algún día estos niños se conviertan en buenas personas que enriquezcan con su inteligencia, cualidades y valores nuestra comunidad y planeta. ¿O acaso queremos un mundo plagado de egoístas, ladrones, mentirosos y cosas mucho peores? Como escritora me esfuerzo en aportar mi granito e Inma hace otro tanto logrando crear obras como este entrañable cuento que derrocha fantasía al tiempo que habla de los peligros del egoísmo, de las consecuencia (y terribles embrollos) que pueden provocar las mentiras y como a pesar de que se cometan errores, los amigos de verdad, deben estar ahí para echar una mano y hacer lo posible por que la persona querida encuentre el camino correcto que le conduzca a un final feliz.

   Por otra parte, la narración, de corte clásico, está muy pulida y resulta muy amena. El texto se presenta en tercera persona pero además, tiene un algo especial, por que cuando lo lees es como si el narrador hablara directamente contigo o en este caso con el niño que lo lee (estoy segura de que a todo crio que lo lea le dará esa misma sensación). Casi como si en lugar de estar frente a un libro, un cuentacuentos estuviera a tu lado y te relatara la historia de Selina, princesa del reino de Kímery. A mí me parecía hasta oír la voz de Don Nejo o de la cigüeña Eureka XDD.
   Como siempre, no voy a hablar de la trama argumental, que una reseña esta para tentar, aportar información curiosa o interesante pero no para destripar un libro XD, pero si quiero comentar alguna cosina que me pareció interesante.
   Me llamó la atención la dualidad que Inma nos presenta entre las dos protagonistas: Selina y Luzmila.
   Selina toma su nombre de la diosa Selene (de la mitología griega) que simboliza la Luna  mientras que Luzmila  lo toma del Sol.  Al tiempo estos astros representan el día y la noche, la luz y la oscuridad. Por otra parte, Selina es de cabellos dorados y piel pálida, en contra, Luzmila tiene los cabellos negros y la piel del color de la arena húmeda.
   Y con esta constante dualidad que nos plantea podríamos suponer que igualmente representaran la tan conocida dualidad del bien y el mal (y base de más de una religión). Selina la buena y Luzmila la mala del cuento. Pero no, Inma nos muestra más bien a una Selina que se está extraviando y a una Luzmila que ya esta más que extraviada y que personifica en lo que Selina podría llegar a convertirse, de no enmendarse. Es decir, Luzmila es el fantasma de sus Navidades futuras o el espejo en que puede ver el reflejo de en que desembocarían su egoísmo y malas acciones si no se para a tiempo.
   Y aun presentando a estos dos personajes como un gris claro y un gris tan oscuro que ya casi es negro, al final, la historia muestra al lector como los habitantes de este reino de bondad logran trasformar ambos grises en blanco, conduciendo al buen camino a estas extraviadas (y buenas piezas) de princesitas XDD


   Por otra parte, el idílico reino de Kímery (del cual es princesa Selina y donde se desarrolla el cuento) se rige por unas Reglas de Oro, unas sencillas premisas para que sus habitantes puedan vivir en armonía, respetándose los unos a los otros y disfrutando de sus sencillas vidas. En el cuento estas reglas son: no mentir, no robar, no envidiar lo ajeno y ayudar al prójimo, siempre que la ocasión lo requiera.
   Como nos dice el mismo narrador en el cuento estas reglas son “en verdad, todas ellas bastante facilonas de cumplir” y yo creo que un niño al leer esto pensara para sí que efectivamente, no son cosas difíciles de cumplir, pero posiblemente un adulto replicaría (no ante el chiquillo pero si frente a otro adulto) que eso no es tan fácil, que el mundo no es blanco o negro, sino un borrón lleno de grises. ¿Y quien tendría razón? ¿El adulto, que ya carga más años a sus espaldas y por ello cree ser más sabio o el niño que con la ilusión de comenzar su viaje en la vida cree que todo es posible?
   Yo opino (y puede que sea una ilusa, pero prefiero ser una ilusa feliz que una realista amargada XDD) que llevaría la razón el niño. Creo que si en nuestro reino Realidad (y si leéis el cuento ya veréis por qué digo esto) cada individuo se rigiera por unas Reglas de Oro (que vale, puede que tuviéramos que incluir unas cuantas cositas más) que nosotros llamaríamos Ética (respeto, generosidad, no mentir, no hacer daño al prójimo y poco más) bien podríamos trasformar Realidad en Kímery.
   Sería hermoso y no creo que fuera imposible (no hay nada imposible) sino muy posible. Así que a lo mejor cuando el adulto dice: “no es tan sencillo” tal vez lo que quiere decir en realidad es: “es que requiere demasiado esfuerzo, prefiero no hacerlo, total que más da, no es para tanto” (como diría a menudo nuestra caprichosa princesa). Y a base de muchos: eso no importa, no es para tanto o qué más da, es como por la vagancia de muchos y el interés sin escrúpulos de unos pocos, Realidad acaba siendo un lugar gris, que a menudo apesta.
   Así que procuremos que nuestros hijos crean en quimeras y que entre todos y con un poquito de esfuerzo logren vivir en un mundo mejor.
   Por último mencionaré (y que conste que lo hago porque sé que si no lo menciono la autora se enfadará conmigo XDD) que este cuento, aunque disponible por el momento solo en formato digital, va acompañado por ilustraciones coloristas (hechas por una servidora, que es mucho mejor escritora que ilustradora pero la señora Inma me persiguió hasta que acepté ilustrarlo XDD y ella quedó contenta con el resultado, que al final, supongo que es lo que importa XDD) de un estilo a lo Disney que gustará a los chiquillos (especialmente a las niñas).
En resumen: un hermoso cuento con miga que hará las delicias de los más jóvenes de la casa y que recomiendo a las mamás y papás para que se lo lean a sus hijos antes de dormir.

Valoración: 4
Escala valoración: del 1 al 5



 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

2 comentarios:

Trinity P. Silver dijo...

Pues no conozco a la autora como tú pero a mí también me encantan este tipo de lecturas ;) Muy bonita reseña :)
Besos

María Parra dijo...

Gracias guapa!!

Publicar un comentario